La Responsabilidad individual del administrador de empresa por la adopción de un acuerdo delictivo

Autores/as

  • Ana Isabel Pérez Cepeda

Palabras clave:

Responsabilidad penal de las personas jurídicas, Resposabilidad individual, Acuerdo delictivo

Resumen

La atribución de hechos delictivos realizados en el marco de la actividad empresarial plantea una serie de cuestiones dogmáticas penales, cuando se trata de determinar la responsabilidad penal a partir de lo que cada interviniente ha realizado u omitido en el contexto de un plan común. Normalmente, será de un órgano de dirección de una empresa, con facultades de organización y delegación, de donde parta el plan delictivo común para lesionar un bien jurídico en el seno una empresa.

Las nuevas exigencias en materia de prevención del delito en este país, especialmente lo establecido en la ley Orgánica 5/2010, y la ley Orgánica 1/2015 hacen especial hincapié en el art. 31 bis 5, que el programa determine el proceso de la voluntad de la persona jurídica y la adopción de acuerdos que afecten a las actividades de la empresa potencialmente peligrosa o de riesgo, señalando qué personas deben intervenir, a quién debe reportarse la información sobre los riesgos y, en todo caso debe asegurarse que la decisión adoptada tiene el mínimo riesgo posible en la comisión de los delitos que pretenden prevenirse. De tal manera que, la existencia de programas de cumplimiento será el primer referente para individualizar la responsabilidad penal de aquellos que intervinieron en la adopción o no del acuerdo que determina o facilita la conducta delictiva en el seno de las empresas.

La responsabilidad activa u omisiva, cuando la empresa tiene un programa de cumplimiento también se identifica en función de quién y cómo interviene en el proceso de la voluntad de la persona jurídica y la adopción de acuerdos, a quién debe reportarse la información sobre los riesgos, por lo que algún sector de la doctrina formal, incluso alguna material, defiende la determinación de responsabilidad activa u omisiva basada en el criterio de los “ámbitos de competencia”, lo que nos lleva a tener que analizar en primer lugar el contenido de dicho programa, pero como se verá es insuficiente para determinar la responsabilidad individual, ya que nunca puede ser objetiva. 

Publicado

2021-04-01