Maestro e investigador José Gómez Robleda (1904-1987)

Autores/as

  • Rafael Moreno González

Palabras clave:

José Gómez Robleda

Resumen

Escribo en primera persona, en virtud de haber tenido el honor de conocer, hace ya medio siglo, al sabio maestro Don José Gómez Robleda, disfrutando así el doble privilegio de su amistad y su magisterio hasta el ocaso de su vida. Y a pesar del largo tiempo transcurrido, su ausencia no ha hecho sino resaltar los méritos de la prolija y profunda labor por él realizada en el ámbito de las ciencias forenses.

Conocí al inolvidable maestro por intermedio de otro maestro no menos excepcional, me refiero al doctor Alfonso Quiroz Cuarón; ambos muy distinguidos miembros de número de la Academia Mexicana de Ciencias Penales. El primero, uno de los fundadores de dicha institución, en 1940, y el segundo, figura relevante de la Criminología nacional.

Por la honda huella que dejara mi primer encuentro con Don José Gómez Robleda, recuerdo mu bien que tuvo lugar en el café Condesa, ubicado por aquel entonces en la Avenida 5 de Mayo, a la altura de la Avenida Madero. También tengo muy presente que esa afortunada ocasión la propició un asunto de carácter profesional pues, en esos días, me hallaba inmerso en la investigación para determinar la edad, el sexo y la estatura de una persona desconocida, cuyos restos eran objeto de examen en el Laboratorio de Criminalística de la Dirección General de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito y Territorios Federales.

Gómez, como le llamaba el maestro Quiroz, estaba sentado tomando café. Fui presentado y de inmediato con la generosidad que distingue al verdadero maestro, accedió al escuchar mis dudas, indicándome el método a seguir para resolver el problema.

Efectivamente, la generosidad fue siempre el sello distintivo de don José Gómez Robleda, quien en todo momento estuvo dispuesto a transmitir su sabiduría, sin plazo y sin réditos, es decir, sin pedir nada a cambio.

Orden, claridad y precisión caracterizaron su labor pedagógica, al igual que la científica. Asimismo, método y disciplina fueron las luces que iluminaron su vida, invariablemente alejada de cualquier doblez.

Publicado

2021-04-19