Juzgar con perspectiva de género

(en el ámbito de la justicia penal)

Autores/as

  • María Elena Leguízamo Ferrer

Palabras clave:

Género, Juzgar con perspectiva de género, Igualdad de género, Derechos Humanos

Resumen

La función de juzgar es una de las más importantes expresiones de la “función judicial”, es decir, de la función que corresponde al poder judicial; la que, a su vez, es una de las funciones más trascendentes del Estado, de la misma manera que lo es la “función legislativa” y la “función ejecutiva”. Mientras que al poder legislativo le corresponde la función de hacer o “generar el derecho” aplicable para todos, al poder judicial le compete la función de “aplicar el derecho” al caso concreto, que se da precisamente en el ejercicio de la “función de juzgar” o, en otros términos, en la función de “administrar justicia” respecto de los conflictos que son puestos a la consideración de los juzgadores, que se realiza mediante la interpretación y aplicación de los criterios y pautas contenidos en las leyes y demás disposiciones generales. Se trata de una muy delicada y noble función, que está depositada en manos de los jueces y se desarrolla por medio del proceso, con la finalidad de garantizar la protección de los derechos de la persona, así como garantizar la efectividad de la justicia y la seguridad jurídica.

Ciertamente, el Estado tiene una pluralidad de funciones, las cuales, atendiendo al principio de división de poderes, se han distribuido en cada uno de los órganos que estructuran al Estado, de acuerdo a las competencias que a cada uno se les ha atribuido. Como es sabido, “desde el siglo xviii se pretendió tanto teórica como prácticamente la estructuración orgánico-constitucional del Estado, partiendo de la distinción de funciones. Cada función se asigna así a un órgano distinto, tipificado por la actividad teleológica que realiza, configurándose los tradicionalmente llamados órganos legislativos, órganos ejecutivos y órganos judiciales”; siendo el poder judicial el órgano del Estado cuya función es la de juzgar. Por ello, a cada uno de dichos órganos le corresponde parte de ese poder que el Estado tiene en su conjunto, que en el ámbito del derecho penal se conoce como el ius puniendi estatal, y de ahí que también se hable de ius puniendi legislativo, de ius puniendi judicial y de ius puniendi ejecutivo, según el poder del Estado que tiene dicha función y la ejerce.

Publicado

2021-04-19