Perplejidad

Autores/as

  • Luis de la Barreda Solorzano

Resumen

Entre las innumerables actitudes asombrosas y desconcertantes del presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, dos de ellas, contrastantes entre sí, resultan especialmente extrañas y sumamente inquietantes. No es que las otras no lo sean, pero estas dos lo son en grado extremo. Ambas me resultan —como estoy seguro de que a decenas de millones de mexicanos— muy difíciles de comprender.

Es verdad que muchas de las disposiciones del presidente son indefendibles e indignantes, como su inexplicable decisión de cancelar la magna obra del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México —que llevaba un tercio de avance, era prácticamente autofinanciable, respondía a una importante necesidad urgente y generaría cientos de miles de empleos e indudable progreso para el país—, o su rabioso embate contra los organismos constitucionales autónomos, el cual llegó al extremo de respaldar la sucia maniobra fraudulenta y sin precedente con la cual los senadores del partido en el gobierno —el Movimiento de Regeneración Nacional (morena)— y sus aliados impusieron a la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (cndh), quien no cubre los requisitos ni alcanzó la mayoría calificada de votos que exige la Constitución para el cargo.

Publicado

2021-04-30